Mi nueva cafetera. Reflexión matutina

cafetera nespressoEn cuanto te sales un ápice de “la normalidad” te das cuenta de cómo el mundo está programado. Está programado que el día empiece alrededor de las ocho de la mañana. Si te despiertas a las cinco de la madrugada hay poca cosa que puedas hacer. La programación de la tele a esa hora se limita a teletiendas y pitonisos del tarot porque, si estás despierto a esas horas, sólo puede significar que estás deprimido, con lo cual sólo te apetece comprar o contarle tus penas a un personaje que pretende que puede leer tu futuro.

Tampoco puedes empezar con actividad a esas horas -shhhh… todo el mundo duerme-. Hasta la cafetera hace demasiado ruido. Andas de puntillas hasta para ir al baño.

¿Salir a tomar un café? Encontrar un lugar donde tomar una copa podría ser más fácil pero es una hora poco recomendable para andar sola en búsqueda del milagro de la cafetería abierta. Quizás los taxistas del turno de noche sepan de algún lugar misterioso lleno de seres noctámbulos que con caras grises y cansadas, propias de los que trabajan de noche, remuevan con la mirada perdida un apenas reconfortante café… ¡Uy! ¡Las siete ya! En la tele comienza una de las series que me gustan y… ¡cafetera allá voy! ¡Buenos días!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s