Amanecer igual a comienzo

Amanecer lluviosoConduzco al amanecer, como tantas veces. Llueve. Veo un trozo de gomita del limpiaparabrisas ondeando suelta por la parte inferior. Despegada y arrastrándose sobre el cristal mojado. Nunca es todo perfecto. Hubiera disfrutado el trayecto de regreso a casa del trabajo, con el cielo suave y el aire fresco y limpio del amanecer, cruzándome con otros conductores perezosos y soñolientos, recién despertados y dirigiéndose -más bien dejándose llevar, como el trozo de gomita desprendido de mi limpiaparabrisas- hacia su rutina diaria, sino hubiera sido por que el limpiaparabrisas de mi coche estaba cansado de ejercer su trabajo y había decidido hacer méritos para ser despedido y reemplazado. Esto hacía que tuviera forzar más mis ojos cansados y prestar una especial atención a la calzada.

Recordé cómo de adolescente me despertaba en ocasiones al amanecer. Me encantaba sentir el mundo despertando poco a poco. Observaba desde mi ventana a algún gato moviéndose lánguidamente en la grisacea cancela de enfrente. Admiraba el cielo de un gris azulado e iba apuntando en una especie de diario personal como cambiaban sus colores hasta ser completamente de día. Era curioso que aunque nada pareciera pasar en la tranquilidad de las calles aún dormidas, en realidad estaba pasando algo grande: El comienzo de un nuevo día.

imagen sacada del blog Mutando el cual me ha gustado mucho encontrar y cuyo post me ha llenado de positivismo y de amor a la vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s