Lola, espejo oscuro

arrastrados por la corriente(…). Callamos nuevamente, porque había poco que decir. El bar se había llenado de gente. Y todos tenían su misma cara, su mismo cuerpo, su misma copa de siempre. Estuve a punto de gritar de terror.
-¿Qué te pasa?-.
-¿Ves a Guillermo en la barra? Hace veinte años que se peina así. ¿Ves a Tontolín que entra? Pues hace cuarenta años que entra así siempre que entra en alguna parte. ¿Ves al duque que mira? Pues hace muchos años que mira así. ¿Ves a la Almenit? Pues trata de sonreir como sonreía hace quince años. Son cadáveres que arrastran su cadáver.-
-Tú no estás sano-.
-No, aquí no se puede estar sano. Hay demasiados muertos en la ciudad. Y, a veces, su hedor nos llega a las narices.-
-¿Por qué no te vienes conmigo a Quiberon? Voy en coche-.
-¿Y las oficinas, Juan? ¿Y la granja, y la radio, y la família, y todo lo demás?-
-Hay que quedarse algunas veces desnudo y solo, con todos los cueros al aire-. (…) Fragmento de conversación entre Juan y Darío en Lola, espejo oscuro. De Darío Fernández Florez

Anuncios

3 thoughts on “Lola, espejo oscuro

  1. Qué bonito texto, no lo conocía ni conozco a su autor, gracias por compartirlo. Es verdad que a veces uno siente que está rodeado de cadáveres, o de gente hueca, y cuando me pasa a mí, me siento la más hueca de todas. Pero me gusta esa última frase, es bueno a veces quedarse desnudo y solo, metafóricamente hablando.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s