El inusual Mindfulness

el inusual carpe diem

 

 

 

Hoy, mientras me duchaba, me he dado cuenta de que siempre lo hago de forma rápida y autómatica. Aunque no tenga prisa.

Me encantan los jábones suaves, espumosos y olorosos, y me tomo la molestia de olerlos practicamente todos antes de comprarlos, para elegir un olor nuevo y estimulante cada vez. Sin embargo casi nunca los disfruto, Porque ducharse es algo tan cotidiano y rutinario que siempre lo hago con la cabeza en otra parte, y me he dado cuenta del montón de cosas que hago con la cabeza en otra parte. Casi todo.

piénsalo bien. La mayoría de las veces que estás duchándote estás repasando lo ocurrido en el día, en el caso de que te duches por la noche o al final de tu jornada laboral, y si la ducha ocurre por la mañana estás repasando lo que has de hacer en el día. Si estás comiendo, probablemente estes absorta en alguna conversación, viendo el telediario, observando a personas que están en otras mesas (si comes fuera de casa) -por cierto, me gusta el jersey que lleva esa rubia-… O pensando en tus problemas. Pero ¿cuántas veces estás realmente concentrada y pendiente de lo que te estás llevando a la boca, saboreando cada bocado y deleitándote con todos tus sentidos enfocados en ese momento, en tu acción presente?

He empezado entonces a ser consciente del momento actual, y he olido el envolvente perfume del gel con aroma a arándanos y naranja. He frotado mi piel consciente de que la estaba lavando, viendo el agua caer por la mampara brillando con la tenue luz anaranjada, y tocando ese presente.

Es difícil mantener la cabeza vacia, desconectar los pensamientos y simplemente vivir el presente. Vivir el presente. Se habla y se predica mucho sobre ello pero ¿sabemos realmente lo que es vivir el presente?

¡Carpe Diem y buenos días!

Anuncios

3 thoughts on “El inusual Mindfulness

  1. ¡Huy! No sabía que estabas en la ducha. De haberlo sabido no habría entrado… suerte que no he visto nada.
    Jeje… Pues sí que es `personal´ tu espacio, sip. La verdad es que m´s que responder pareces invitar a escuchar, como si fuera uno de esos diarios que se graban más para ser escuchados la primera vez que para ser releídos. Esto de la `ducha´ es un espacio tan íntimo que casi me dan ganas de no hablar más que en mi cabeza para que no se oiga nada.

    Sí que es agradable, sí, todo eso que entra por los sentidos, y no sé si es porque es la primera vez que me atrevo a leer un blog de este tipo (¡te lo juro!, nunca me dieron buenas vibraciones estos recortes personales digitales por estar expuestos) pero me… Será mejor que no te diga que me gusta hurgar leerlo, quería decir leleelo, ¡leerlo!, por lo sencillo, o mundano, que aces que parzca que parezca… ¡caray! no aporreo bien las teclas bueno me largo ya pasaré otro día que esté más visible. ¡Y ponte algo encima!, que la espuma empieza a perder consistencia.

    (PD: ¿ves?, no es tan difícil desconectar en la ducha).

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s