Los polvos que no dan las hadas

Sigo viviendo entre tinieblas aunque la luz lucha por dejarse ver.
Sigo sintiéndome pequeñita en un mundo hostil. Frágil y fácil para ser devorada por los monstruos que habitan este tejido de dimensiones que llamamos mundo.
El individualismo sigue carcomiendo cual polilla insaciable a la especie humana y proyectándola inevitablemente hacia su extinción.
Los baños de los bares y clubs se colapsan de gente que espera su dosis. Su veneno para convertirse en otra cosa, en algo difícil de acceder, para ir donde nadie pueda verles en realidad, para protegerse con los blancos polvos mágicos que no dan las hadas. Para aislarse y para finalmente denigrarse.
Se convierten en zombies. Cada vez son más… Cada vez quedamos menos…

Anuncios

6 thoughts on “Los polvos que no dan las hadas

  1. Tens tota la rao.Lamentablement la vida es fosca i ruinosa i ara mes que mai…M'ha agradat molt el teu escrit no deix de llegir-lo una i unaltre volta.Esper que la patita llum que veus cada dia sigue mes gran i no deixis de escriure perque jo no deixi de llegir.Mes que un beso.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s