El poder de la palabra “vuelve”

Ahora me duele…
Antes no lo hizo. Antes sólo me hacía sentir un poco culpable…
Pero ahora cada vez que recuerdo como recorría con mirada acuosa los muebles, las fotos y los rincones, añorante del que había sido su hogar durante seis años, me siento morir, me falta el aire,y se me llenan los ojos de aguas amargas.
Yo lo eché de mi vida. La rutina se había instalado en mí, y el ansia por conocer algo nuevo…Por reinventarme. Ni yo misma me puedo explicar lo que yo pensaba o sentía para hacerlo. Pero entonces no me dolió. No me dolió verle meter sus cosas en una maleta provisional. No me dolió verle después recoger el resto de sus cosas en bolsas negras de basura industriales.
Y ahora pienso en lo que debió sentir él… y me parte el corazón. Me duele. Puedo sentir su dolor. Puedo sentir sus esperanzas rotas cada vez que quedábamos para vernos a cenar o a tomar algo.Venía con esperanzas nuevas, con sonrisa nueva, con ropa nueva… pero yo no pronunciaba la palabra que él deseaba desde lo más profundo de su corazón. Y se marchaba con las manos vacias. El alma vacia. Las esperanzas vacias…
Cuánto poder tenía en ese momento esa palabra… El poder de la palabra “vuelve”.

Este relato breve me hizo ganar un pequeño premio radiofónico, cómo nunca había ganado nada me produjo una gran alegría.

Anuncios

8 thoughts on “El poder de la palabra “vuelve”

  1. Me puedo poner en la piel de ambos. Y si, no existen tiritas para esas heridas. Tal vez no escuezan en el momento, pero siempr, siempre dejan una cicatriz visible.Enhora buena, clavaste la palabra, las palabras y las perspectivas

    Me gusta

  2. Conmovedor, conmocionador, indudablemente se merecía ese Premio y aún más.Es notable la muy precisa descripción de ese momento de quiebre en la vida de las personas. Lo has hecho muy, pero muy bien Hell!Mis respetos, Mis Gracias, Mi Abrazo para Vos!

    Me gusta

  3. Es tan real, tan intimo, por un instante, creia que era algo que te habia sucedido, veridico.Un relato extraordinario, agíl, que se mete en la medula y tan real, que he pensado si te habias adentrado dentro de mi cabeza, que ahi afuera otras personas tienen las mismas vivencias. Era un relato, con premio merecidisimo…ya decía yo, que no era posible que te hubieras adentrado en mi cabeza, porqué es un lugar donde es dificíl permanecer.Felicidades, y felices fiestas

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s